Según se pudo saber, este grupo familiar está compuesta por cuatro hijos del matrimonio, al tiempo que la mayor de las hijas de la pareja no vive con ellos, tampoco estaría al tanto de los hechos dentro de la casa. También se trata de determinar si la madre presenciaba los hecho y no los denunciaba o era otra víctima.

En tanto, se cree que el hombre mantenía amenazada a la familia para que no trascendieran las “torturas” a la menor, y posiblemente otros integrantes, que no solo era atada y abandonada por varias horas, sino maltratada verbalmente mientras investigan si sufrió algun tipo de ataque físico.

Tras la intervención de la fiscal Andrea Darwich, se le tomó declaración a la nena, por lo que de inmediato sus padres fueron apresados pese a que intentaron justificar sus crueles actos con extraños fundamentos.

Por último y tras el hallanamiento a la vivienda en donde sucedieron los episodios, personal policial secuestró una cadena con la que supuestamente ataban a la menor y otros elementos que podrían ser útiles para determinar los hechos.