NOTAS RELACIONADAS

  • Desquiciado mató a seis personas y desató baño de sangre en Hurlingham

  • Capturaron al séxtuple homicida en Córdoba

  • Alentador parte médico de sobrevivientes de la masacre de Hurlingham

  • El asesino de Hurlingham vendió la pistola para fugarse

  • El chacal de Hurlingham disparó 19 veces

El empleado ferroviario detenido el lunes en Córdoba por el séxtuple homicidio de Hurlingham es trasladado esta tarde de martes hacia Buenos Aires para ser indagado por una fiscal que planea imputarte “todos homicidios calificados”, un delito que prevé una única pena de prisión perpetua.

Bajo una fuerte custodia de la policía de Córdoba, con la colaboración de personal de la policía bonaerense, Diego Alberto Loscalzo (35), alias “El Chino”, partió desde el penal de Bouwer, en Córdoba, hacia Buenos Aires.

Fuentes policiales aseguraron que Loscalzo será llevado a la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón, ubicada en la calle Hipólito Yrigoyen 1548 de Merlo, donde será revisado y quedará a disposición de la fiscal de Violencia de Género del Departamento Judicial de Morón, Paula Hondeville.

Si bien no hubo comunicación oficial, es posible que la indagatoria se realice recién mañana, dijeron fuentes judiciales.

Hondeville explicó hoy a C5N que en principio le imputará a Loscalzo “todos homicidios calificados por distintas cuestiones, más las tentativas de homicidios de las otras personas que sobrevivieron” al ataque, lo cual prevé en un futuro juicio oral una pena única de prisión perpetua.

Técnicamente, Loscalzo será imputado por el “homicidio calificado por femicidio” de Romina Maguna (36), por los “homicidios calificados por el uso de armas” de Vanesa Gisella Maguna (38), Juana Paiva (55), José Eduardo Maguna (34) y Darío Daniel Díaz (33); y las “tentativas de homicidio calificado por el uso de armas” en el caso de Mónica Beatriz Lloret (36), de su hija adolescente y de Cinthia López Gotta.

Además, será imputado por la “portación ilegal de arma de guerra y robo agravado”.

Respecto a la muerte del bebé, la propia fiscal explicó que aún resta conocer los informes médicos y resultado de la autopsia para establecer si el bebé nació muerto, lo que en principio sería “aborto”, o si estuvo con vida cuando lo extrajeron del útero de su madre, lo que constituiría un “homicidio”.

"Lo que sucede con el bebé es materia de un estudio posterior. Por ahora, con lo que tenemos, obviamente alcanza como para pedir la detención (de Loscalzo) y continuar con el proceso”, agregó la fiscal.

Hondeville también explicó que por el momento sólo recibió el informe preliminar de autopsia del cuerpo de José Maguna, quien recibió un único impacto de bala que ingresó por el tórax y salió por la espalda.

Finalmente, la fiscal aclaró que Loscalzo no tenía ninguna causa por violencia de género, sino que en julio pasado “hubo una manifestación de ella (por Romina Maguna) en una comisaría, pero no llegó a salir de la dependencia policial”.

Maguna había radicado en esa fecha una denuncia en la cual dijo que, en medio de un ataque de celos porque había venido tarde de bailar, Loscalzo le había robado su arma reglamentaria calibre 9 milímetros marca Bersa modelo Thunder y un chaleco antibalas.

La masacre de Hurlingham comenzó el domingo pasadas las 21 cuando Loscalzo discutió con Maguna mientras cenaban en la casa en la que convivían junto a un hijo de 11 años de ella, situada en la calle Cañuelas 2403, de Williams Morris, en Hurlingham.

En medio de una pelea y empujones, Romina recibió varios balazos efectuados con su propia pistola reglamentaria y cayó muerta en el acto en el sector de la cocina comedor, tras lo cual asesinó a la hermana de Romina, Vanesa, y al esposo de ésta, Díaz, e hirió a una amiga de ellos, López Gotta, quienes llegaron hasta el lugar para ver lo que estaba pasando.

Luego, Loscalzo escapó a bordo de una moto Corven Triax negra y blanca hacia la vivienda de la madre de Romina.

A metros de arribar, el tirador se cruzó con un Renault 19 en el que iba Paiva, junto a su hijo José, a la esposa de éste, y una hija de 12 años de ella.

Según las fuentes, Loscalzo atacó a tiros el auto, lo que provocó la muerte de José Maguna y Paiva, cuyo cuerpo quedó sobre la calzada; mientras que tanto la embarazada como su hija resultaron heridas de tres balazos cada una, por lo que fueron trasladadas al Hospital Posadas.

En ese centro asistencial, Mateo, el bebé en gestación de Lloret nació muerto ya que uno de los tiros contra su madre perforó el útero y lo hirió mortalmente.

Por su parte, Loscalzo escapó del lugar y fue detenido el lunes por la tarde a bordo de un micro de la empresa Urtquiza, en el cual había escapado hacia la ciudad cordobesa de Río Segundo.