NOTAS RELACIONADAS

  • El Papa proclamó dos santos en Portugal

Por Gabriel Arias

garias@cronica.com.ar

Bajo el lema “Cien años después, el mensaje de la Virgen de Fátima sigue vivo entre nosotros” se conmemoró en nuestro país al igual que en Portugal, la aparición de la Virgen a los 3 pastorcitos en el monte de Cova de Iria en 1917. Mientras que en aquel país europeo, el Papa Francisco celebró la canonización de Francisco Marto y su hermana Jacinta (dos de los pastores), en nuestro país cientos de feligreses se acercaron al santuario ubicado en el barrio de Villa Soldati para agradecer y pedir a la santa.

A pesar del frío acompañado de la tenue llovizna que despertó ayer en la Capital Federal y alrededores, los fieles se acercaron a la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Fátima (ubicada en la calle Mariano Moreno al 2.900) para celebrar el siglo de aparición de la virgen ante los pastorcitos Francisco y Jacinta Marto y su prima Lucía Dos Santos en Cova de Iria, en la cual el 13 de mayo de 1917 se produjo la primera presencia de Fátima, que serían al menos cinco más hasta el 13 de octubre de ese año.

Se dice que aquellas apariciones fueron acompañadas de mensajes de tintes proféticos, y que con el paso del tiempo, significaron la llegada de la Segunda Guerra Mundial, la conversión de la “vieja” Unión Soviética y el atentado del Papa Juan Pablo II ocurrido en la década del 80, aunque esto aún sigue siendo materia de investigación por parte del Vaticano.

Volviendo a la celebración llevada a cabo en el barrio de Villa Soldati, la misma tuvo misas a las 8, 9, 10, 11 y 12 horas para continuar con la procesión por el barrio a las 15 y un festival de música y última misa a las 17, la cual a pesar del clima tuvo una gran convocatoria por parte de vecinos y feligreses que se acercaron al lugar.

En tanto, la misa de las 9 fue presidida por el arzobispo de la Arquidiócesis de Buenos Aires y Primado de Iglesia católica nacional, Mario Poli, quien en su homilía destacó que “la virgen es una mujer humilde, alguien que proclamó la misericordia por generaciones. A ella le pedimos que nos conceda su gracia y nos permita conocer a Jesús. Ella dice en el cielo que “hijo, ellos necesitan salud, trabajo, amor y paz para esta patria con dolor”.

Varios feligreses se mostraron emocionados por el centenario de la Virgen de Fátima, y una de ellas, llamada como la santa le dijo a Crónica que “me llamo Fátima por la virgen y me lo puso mi madre, quien fue la segunda mujer que se casó en esta iglesia hace muchos años, y cuando Villa Soldati no es lo que es hoy. La virgen es todo para mí, escucha mis ruegos y siempre pido para que ayude a mi familia”.

A su lado, Luis entre lágrimas agregó que “nos acordamos de ella cuando la necesitamos, pero hay que estar todos los días. Hace unos años me detectaron un tumor, y le pedí tanto a la virgen que me escuchó y la operación salió bien”.