NOTAS RELACIONADAS

  • "Cristiano Ronaldo se quedará en el Real Madrid"

Cristiano Ronaldo, astro del Real Madrid, se presentó a los juzgados de Pozuelo de Alarcón, en la capital española, donde declaró a puertas cerradas tras ser acusado de evadir 14,7 millones de euros entre 2011 y 2014 y denuncio ser víctima de una persecución. 

"Si no me llamara Cristiano Ronaldo no estaría aquí sentado”, afirmó el afamado futbolista y denunció ser víctima de una persecución por ser quien es, ante la jueza del tribunal y los representantes de la Fiscalía y la Abogacía del Estado que lo inculpan.

En medio de una gran expectativa mediática, el crack portugués ingresó a los juzgados por la zona de estacionamiento, con lo que evitó a la multitud de medios y curiosos que se congregaron en el lugar. 

Ronaldo tenía previsto emitir una declaración tras comparecer ante la Justicia, pero abandonó los juzgados una hora y media después de llegar, molesto y sin hacer ningún tipo de declaración tras ser sometido a un duro interrogatorio, según contaron allegados a la Justicia a la prensa local.

Durante su declaración, el futbolista del conjunto “merengue” señaló a sus asesores fiscales portugueses como los responsables de la gestión de sus derechos de imagen, por los que se lo investiga.

Además, desvinculó de toda responsabilidad a su representante, Jorge Mendes, quien “no tiene nada que ver con sus asuntos fiscales”, según declaró el futbolista.

Sin embargo, también afirmó que todas sus declaraciones de renta se realizaron correctamente, ya que se su intención “no era ahorrarse lo máximo posible sino declarar lo mejor posible”, de acuerdo con fuentes que estuvieron presentes en el interrogatorio, citadas por el diario El Español. 

El jugador estuvo tenso y lo pasó mal, abundaron las mismas fuentes.
En un momento del interrogatorio, la Abogacía del Estado le reclamó la devolución de los 14,5 millones de euros por los cuatro años de evasión fiscal planteados por la Hacienda española, pero él insistió en su inocencia. 

Según la Fiscalía, el futbolista aprovechó una estructura societaria creada en 2010, el año siguiente a su traspaso a Real Madrid procedente del Manchester United, para “ocultar al fisco las rentas generadas en España” por su derechos de imagen, con lo cual habría incumplido sus obligaciones de manera “voluntaria y consciente”.

Se le preguntó precisamente por una sociedad llamada Tollin Associated LTD, domiciliada en las Islas Vírgenes Británicas, en la que figura como socio único, y es la que cedió sus derechos de explotación de imagen a otra ubicada en Irlanda y propiedad de Mendes.

Su caso es muy similar al del crack argentino Lionel Messi, quien fue condenado en julio del año pasado a 21 meses de prisión y una multa millonaria por haber defraudado 4,1 millones de euros entre 2007 y 2009.

Después de que el Tribunal Supremo español confirmó en mayo pasado la condena, Messi se benefició de un cambio de la pena de prisión por una multa de poco más de 250 mil euros.