NOTAS RELACIONADAS

  • Un respaldo fuerte para el Gobierno Nacional

  • Carrió arrasó en la Ciudad

El frente oficialista Cambiemos se impuso el domingo como la fuerza más votada a nivel nacional, con triunfos en 12 provincias, entre ellas Buenos Aires, donde tras un escrutinio muy lento se imponía por el 0,09 por ciento de los votos a la ex presidenta Cristina Fernández.

A partir de las 21, cuando se conocieron los primeros datos del escrutinio, la lista de Cambiemos encabezada por Esteban Bullrich en la categoría de senador arrancó con una ventaja de unos seis puntos sobre Unidad Ciudadana, pero con el correr de las horas la diferencia se fue achicando hasta que minutos antes de las 4.30 llegó al 0,08 por ciento.

El comando de campaña de Cambiemos, con el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, se apuró por declararse ganador hacia las 23, mientras que en el búnker de Cristina Fernández en Arsenal todo era incertidumbre.

Esa sensación se transformó sobre la madrugada, cuando el comando kirchnerista se llenó de militantes que en un clima de euforia confiaban en la remontada de la jefa política. Pasadas las 4, la ex presidenta salió a pedir “perdón a los argentinos por este bochorno”, ante la demora en el escrutinio en la provincia y declaró que “hemos ganado” con el frente Unidad Ciudadana.

Con distintas denominaciones, el oficialismo liderado a nivel nacional por Mauricio Macri logró triunfos en la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, San Luis, Santa Cruz y Santa Fe.

La Ciudad de Buenos Aires, con Elisa Carrió al frente de la campaña, fue uno de los principales motores del triunfo nacional de Cambiemos, ya que alcanzó casi el 50 por ciento de los votos y sacó una diferencia de casi 30 puntos al frente Unidad Porteña, en cuya PASO se impuso la lista Unidad Ciudadana de Daniel Filmus, y 37 puntos de diferencia de Martín Lousteau, que con solo el 13 por ciento de los votos quedó lejos de tener una posición de peso en el distrito.

De la mano de la gobernadora Vidal, Cambiemos obtenía esta noche el 34,19 por ciento de los votos para la fórmula de candidatos a senadores nacionales de Esteban Bullrich y Gladys González, mientras que Graciela Ocaña, al frente de la boleta de diputados nacionales contaba con el 34,59 por ciento de los votos.

Por su parte, la ex mandataria Cristina Fernández obtenía 34,11 por ciento de los votos, mientras que la nómina de diputados nacionales de Fernanda Vallejos tenía un 32,36 por ciento.

Uno de los datos relevantes de la performance de Cambiemos es que logró imponerse en cuatro de los cinco principales distritos del país, con amplias ventajas en la Capital, en Córdoba -con más del 44 por ciento de los sufragios- y en Mendoza -8 puntos sobre el frente Somos Mendoza.

En Santa Fe, reducto histórico del socialismo, Cambiemos obtuvo el 27,54 y logró una mínima ventaja sobre el Frente Justicialista que alcanzó 27,20, en cuya PASO se impuso la nómina del ex ministro kirchnerista Agustín Rossi y dejó en tercer lugar al Frente Progresista Cívico y Social con el 12,28 por ciento.

El presidente Macri, que se acercó al comando de campaña de Cambiemos en Costa Salguero para seguir el escrutinio, se entusiasmó al señalar que “el cambio está más vivo que nunca” y prometió que “esta generación” va a construir “los 20 años mejores de la historia del país”.

Vidal se anticipó en poner la mirada en la elección general de octubre, prometió que va a corregir “lo que haya que corregir” y apeló al voto opositor al pedir: “No volvamos para atrás”.

Luego de años de militar en la oposición, Carrió se declaró “conmovida” por el triunfo en la Capital y estimó que los resultados de las PASO permiten “decir que la República se ha afirmado a lo largo y a lo ancho de la Nación”.

Sergio Massa, candidato a senador por la provincia de Buenos Aires de 1País, quedó relegado al tercer lugar y en su mensaje desde el bunker en el municipio de Tigre apeló al apoyo de los ciudadanos que buscaron “otras opciones” de cara a las elecciones de octubre, al sostener que no quiere “la Argentina del ajuste y la insensibilidad”, pero “tampoco la de la corrupción”.