Domingo 20 de Septiembre de 2020

Hoy es Domingo 20 de Septiembre de 2020 y son las 20:29 FM Villa Allende -La Radio de la Villa- "El Aire de las Sierras". SI SU AVISO ESTA AQUÍ,..FELICITACIONES PUES..! "El verdadero Poder está en el Servir" "En la aceptación de la diversidad, está la madurez del individuo" "Ama a tu prójimo como a tí mismo" y la Creación tambien es tu Prójimo" "Vayan sin miedo a servir" "no tengan miedo de amar" Papa Francisco."La gracia de Dios es como la lluvia que a todos moja"J.G.Del R.Brochero. "Nunca prives a nadie de su esperanza, puede ser lo único que tenga" M.T.de Calcuta. "Los gobiernos que postergan a la niñez y a la ancianidad, son gobiernos sin futuro" Papa Francisco. “Es algo muy pobre decidir que un niño debe morir para que tú puedas vivir como lo deseas.”

  • 17.2º
  • Despejado

17.2°

EL CLIMA EN VILLA ALLENDE

12 de abril de 2020

¿Asesino de prefecto se volvió loco por la cuarentena?

El atacante no tenía antecedentes policiales, pero ese día salió de su casa con un arma y 7 cartuchos. El violento episodio ocurrió en Puerto Deseado, Santa Cruz.

El joven que mató este viernes a un prefecto, en un control por el aislamiento social en

Puerto Deseado

, provincia de

Santa Cruz

, estudiaba Educación Física en Comodoro Rivadavia. Pedro Espinoza asesinó al cabo de la

Prefectura

Naval, Ricardo Soto, de un disparo en una axila, cuando lo detuvieron en un control para vigilar el cumplimiento de la cuarentena. No tenía antecedentes policiales, pero ese día salió de su casa con un arma y 7 cartuchos.

Según informa el diario La Opinión Austral, el cabo primero de la

Prefectura

Naval Argentina Ricardo Soto estaba en un control de la cuarentena, cuando un joven se acercó, colocó un arma debajo de una axila y disparó. Pedro Espinoza tenía 21 años, estudiaba Educación Física en Comodoro Rivadavia y jugaba al fútbol y nunca tuvo ningún problema con la Justicia. Había regresado con su familia a

Puerto Deseado

para pasar los días de cuarentena.

El viernes 10 de abril decidió romper el aislamiento, tomó un arma calibre 11.25 y 7 cartuchos y salió a la calle. Caminó hasta un control policial que se apostó en la esquina de calle Oneto y Don Bosco y cuando le preguntaron qué hacía, sacó su arma, la apoyó, por la espalda, debajo de la axila izquierda del prefecto Soto, para esquivar el chaleco antibalas, y disparó.

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »