Lunes 19 de Abril de 2021

Hoy es Lunes 19 de Abril de 2021 y son las 05:38 FM Villa Allende -La Radio de la Villa- "El Aire de las Sierras". SI SU AVISO ESTA AQUÍ,..FELICITACIONES PUES..! "El verdadero Poder está en el Servir" "En la aceptación de la diversidad, está la madurez del individuo" "Ama a tu prójimo como a tí mismo" y la Creación tambien es tu Prójimo" "Vayan sin miedo a servir" "no tengan miedo de amar" Papa Francisco."La gracia de Dios es como la lluvia que a todos moja"J.G.Del R.Brochero. "Nunca prives a nadie de su esperanza, puede ser lo único que tenga" M.T.de Calcuta. "Los gobiernos que postergan a la niñez y a la ancianidad, son gobiernos sin futuro" Papa Francisco. “Es algo muy pobre decidir que un niño debe morir para que tú puedas vivir como lo deseas.”

21 de junio de 2020

"Nunca saldremos de la epidemia sin cooperar globalmente", según la embajadora de la UE

Tras ser azotada por el nuevo coronavirus, la comunidad política decidió redoblar su apuesta en defensa del multilateralismo y ocupar un nuevo espacio en el mundo de la post pandemia que promueva la solidaridad internacional, afirmó Aude Maio-Coliche.


Tras ser azotada por el nuevo coronavirus, la Unión Europea (UE) decidió redoblar su apuesta en defensa del multilateralismo y ocupar un nuevo espacio en el mundo de la post pandemia que promueva la solidaridad internacional porque "nunca saldremos de la epidemia sin cooperar globalmente", afirmó la embajadora del bloque comunitario en Argentina, Aude Maio-Coliche.

Con casi 20 años de carrera en las instituciones comunitarias, Maio-Coliche dialogó con Télam sobre el impacto de la crisis de la Covid-19 en la UE, unas de las zonas más golpeadas del planeta con casi 1,5 millones de infectados y más de 172.000 muertos, y sus consecuencias a nivel global.

- Télam: ¿Cómo evalúa la respuesta de la UE y sus países miembros ante la crisis de la Covid-19?
- Maio-Coliche: Cuando el virus llegó al continente europeo sorprendió un poco a todo el mundo, hubo un momento de estupefacción. Al principio, tuvimos que organizarnos, cada país con sus medidas y a nivel UE, al no tener una competencia comunitaria en materia sanitaria, el bloque dio líneas directrices y fomentó el intercambio de buenas prácticas. Pero frente a la amplitud de la pandemia, nos tuvimos que reorganizar y, bastante rápido, pudimos poner en conjunto recursos para lo más urgente, después de concentrar las demandas y las ofertas a nivel comunitario. Se pudieron así mandar pacientes franceses o italianos a Alemania, enviar material a Italia y a España, y también se organizaron compras públicas a nivel comunitario para obtener insumos médicos al mejor precio y luego repartirlos entre los países. También la UE colaboró con la repatriación de los europeos varados en el exterior, al financiar algunos vuelos, y se flexibilizaron ciertas reglas fiscales para permitir a los estados miembros usar todas sus herramientas para enfrentar la crisis.

Pero, al mismo tiempo, nos dimos cuenta rápidamente de que había que actuar a otro nivel. Este virus vino de otra región y está circulando todavía. Aunque los países europeos tienen cada vez menos casos, en el mundo hay cada vez más. Vimos que había que enfrentar la pandemia a nivel global porque nunca saldremos de la epidemia sin cooperar globalmente. Por eso, la UE dio recursos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y también organizó una gran conferencia de donantes en mayo para recaudar fondos, unos 9,8 mil millones de euros, para obtener una vacuna, pero también tratamientos y diagnósticos que sean accesibles para todos.

T: Ahora que la UE tiene puesto el foco en el desconfinamiento, ¿qué lecciones considera que ha dejado esta crisis para el futuro del bloque?
M-C: La crisis del coronavirus lo que hace es amplificar tendencias ya existentes. Una tendencia existente muy fuerte en la UE es la defensa del multilateralismo y esta crisis demostró a qué punto era importante y necesario seguir en este camino. La lección aprendida es que tenemos que ser aún más fuertes en esto. Hay que crear esa solidaridad internacional cuando otros la ponen en duda. Con la conferencia de donantes, vimos que hay mucha voluntad en muchas partes del mundo, a muchos niveles, de colaborar a nivel global. Y eso creo que es una gran lección aprendida, no hay que bajar el esfuerzo porque la demanda existe y no puede ser la regla del más fuerte la que domine.

Otra lección es la autonomía soberana: saber dónde están las necesidades, también en materia de inversión estratégica para identificar dónde necesitamos conservar una autonomía. Es un trabajo en curso y seguramente se continuará. La UE se construyó mucho sobre necesidades del momento. Están los tratados, que dan competencias, y después vemos que se necesita más integración en otros temas. Posiblemente, esta crisis sanitaria demostrará que necesitamos más integración en materia de salud. Es algo que vendrá, cada cosa en su momento.



T: Antes del coronavirus, la UE ya se mostró fracturada por el Brexit, la crisis migratoria y el auge de los nacionalismos. ¿Cree que la pandemia podrá fortalecer al bloque o incrementará sus divisiones?
M-C: Cada vez que pasa algo, aparece gente para decir que es el fin de la UE. La experiencia demuestra que con cada crisis, al final, se refuerza el bloque. Toma más o menos tiempo. Obviamente, el Brexit como tal no reforzó el bloque, pero también tuvo como efecto el fortalecimiento de los vínculos entre los que se quedaban. Y eso sí se vio. Al ver que estaba en riesgo el proyecto de integración, todos pudieron darse cuenta a qué punto era importante seguirlo. Por eso, yo tengo bastante fe en que la pandemia sea otra etapa de un proceso de integración que evoluciona con el tiempo, en función de las nuevas realidades a enfrentar, no solo dentro del bloque, sino también en el ámbito multilateral internacional.

T: En palabras del jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, las consecuencias del coronavirus acabaron de desequilibrar un mundo que reposaba sobre el liderazgo estadounidense. ¿Cree que la UE podrá ocupar este nuevo vacío de poder? En ese caso, ¿qué vía privilegiaría?
M-C: La UE sí pretende promover una forma de convivir en el mundo: nuestra apuesta es el multilateralismo y necesitamos socios. Eso es lo que estamos defendiendo a día de hoy frente a grandes potencias que pueden ver las cosas de otra manera. La vía de la UE es el multilarerismo, la solidaridad internacional, pero también las reglas internacionales porque es nuestra experiencia como bloque. La UE es ante todo un multilateralismo a nivel europeo y, aunque no es fácil, nos funcionó bien. Por eso, queremos ocupar el espacio promoviendo el mundo que hemos impulsado dentro de la UE.

Paquete de ayuda

El ambicioso plan anunciado por Bruselas para relanzar la economía de la Unión Europea (UE) tras la crisis del coronavirus "no es una decisión fácil" de validar entre los países miembros, divididos entre los que quieren dar la ayuda en forma de créditos y aquellos que prefieren las subvenciones, admitió la embajadora del bloque comunitario en Argentina, Aude Maio-Coliche.

Según las propias cifras de la UE, el Producto Interior Bruto (PIB) de los estados miembros cayó un 15% en el segundo trimestre -período de los confinamientos- con respecto al del año anterior, la región espera una recesión económica del 7% para 2020 y el desempleo podría llegar al 9% a raíz de esta crisis.

Télam: La Comisión Europea (CE) advirtió que Europa se enfrenta a una crisis "sin precedentes desde la Gran Depresión de 1929". ¿Cómo pretende la UE relanzar la economía del bloque?
Maio-Coliche: Lo primero que se hizo, en reacción al impacto de la cuarentena, fue flexibilizar las reglas, bastante estrictas, que tenemos en materia económica dentro del bloque. Por ejemplo, se permitió a los países ayudar financieramente a las empresas, aunque esa ayuda debe también impulsar reformas hacia una economía más verde. También se flexibilizó el conjunto de normas fiscales comunitarias para que los países puedan elevar su gasto público todo lo necesario para actuar frente a la crisis y se creó el fondo SURE de 100 millones de euros para apoyar a los países a financiar el desempleo parcial, es decir, las empresas reciben subsidios estatales para cubrir el pago de sus salarios. Y después, está el paquete de relanzamiento, que es más complicado.

T: ¿Podría explicarnos?
M-C: La UE funciona con un presupuesto plurianual de siete años y el actual termina a fin de año. El presupuesto 2021-2027 se venía trabajando desde hace años alrededor de las grandes prioridades de la UE: el Green Deal -la revolución verde-, la digitalización y la cohesión social. Y a eso, se suma la crisis del coronavirus. Tras escuchar las propuestas de los diferentes países miembros, la CE propuso aprovechar todo el potencial del presupuesto de la UE para movilizar la inversión y respaldar el apoyo financiero en los primeros años cruciales de recuperación. Sobre la base del presupuesto que se va a adoptar, la CE propuso aumentar la parte de recursos garantizados por los estados miembros y esa capacidad financiera nos va a permitir pedir préstamos, es decir, endeudarnos como UE. Es algo totalmente nuevo porque el bloque nunca tomó deuda, pero nos da una capacidad de endeudamiento de 750 mil millones de euros, que serían destinados al fondo de recuperación que complementará el próximo presupuesto europeo.

T: Pero ese fondo debe ser validado aún por los países miembros, algo que no se anuncia fácil dada las divergencias sobre cómo dar las ayudas. ¿Ve posible su aprobación antes del verano europeo, tal como insisten desde Bruselas para que el plan entre en marcha en 2021?

M-C: Todavía hay un camino porque obviamente hay que ver qué hacemos con este presupuesto. La idea de la CE es enfocar los esfuerzos del fondo en el sector sanitario, pero también en la recuperación económica en función de las prioridades que tenemos en la UE: el medioambiente, la digitalización y la cohesión social. Ahora si serán donaciones o préstamos a los países, eso todavía no está decidido. La Comisión propone un panaché, una parte en préstamos y otra en donaciones, pero todo eso se está hablando. Tomará probablemente un poco de tiempo porque hay que hablar mucho para llegar a un acuerdo final. No se puede esperar una decisión inmediata, no es de una semana a la otra. No es una decisión fácil, pero sería un gran avance en la integración europea.

La relacin con Argentina

La reacción de Argentina a la pandemia del coronavirus es otra prueba de los fuertes vínculos que la unen a Europa, opinó la embajadora de la Unión Europea (UE) en el país, Aude Maio-Coliche, quien habló con Télam sobre el impacto local de la crisis, tanto sanitaria como económica, y de la ayuda ofrecida por el bloque comunitario.

Télam: El impacto del coronavirus en Europa fue una de las razones que llevaron al gobierno argentino a decidir una cuarentena temprana. ¿Cómo considera la respuesta de Argentina ante la pandemia?
Maio-Coliche: La reacción de la Argentina es, entre otras cosas, una nueva demostración de los fuertes vínculos que hay con Europa. Viviendo aquí me di cuenta de eso, teníamos los videos por WhatsApp de lo que pasaba en Italia, en España... Después está la sensibilidad, los vínculos entre la propia gente, más allá de los que hay entre las autoridades. La gente fue sensibilizada muy temprano. Además, hubo la declaración de pandemia de la OMS y las autoridades escucharon sus recomendaciones. Pudieron aplicarlas temprano y con la gente siguiéndolas. Cuando empezó (la cuarentena) había muy pocos casos, pero muchos argentinos adhirieron porque estaban sensibilizados directamente por sus familiares y conocidos en Europa. Funcionó muy bien.

T: La UE está ayudando al país a luchar contra la Covid-19, ¿cómo concretamente?
M-C: Tenemos esquemas de cooperación con Argentina en varios sectores y lo que hicimos fue adaptar la cooperación existente a las nuevas necesidades que surgen de la crisis de la Covid-19. Antes de la crisis, se había identificado un problema importante con las comunidades indígenas wichi en el norte del país y a principios de abril se las proveyó de sistemas de agua potable porque sin agua es muy difícil no sólo tener una vida saludable, sino también luchar contra la pandemia.

Luego, muchos de nuestros programas de cooperación en Argentina se basan en el intercambio de experiencias entre la UE y América Latina en varios ámbitos: en políticas sociales, con el programa EUROsociAL+; en políticas ambientales, con Euroclima+; en políticas de seguridad, con el programa EL PAcCTO, y otros. Gracias a esos programas, organizamos intercambios específicos de autoridades argentinas con expertos o autoridades europeas para intercambiar sobre qué medidas tomar durante la cuarentena. Funciona bien y, realmente, hay una demanda en Argentina de las autoridades para tener estos intercambios porque todo el mundo está reinventando la manera de hacer las cosas con la crisis de la Covid-19. Lo único, es que los europeos tienen quizás unas semanas de ventaja, pero mejor intercambiar para encontrar las mejores soluciones en función de la realidad de cada país.

Otro programa importante es Spotlight, una iniciativa que lucha contra la violencia a las mujeres y a las niñas, y está financiada por la UE e implementada por las agencias de Naciones Unidas. Como sabemos que la cuarentena incrementó el índice de violencia doméstica en los países, este programa ha reforzado el sistema de atención a las víctimas y la sensibilización a través de las redes sociales.

Finalmente, se han publicado recientemente dos convocatorias para financiar proyectos de la sociedad civil, sobre todo alrededor de las comunidades más vulnerables. Se pueden presentar propuestas antes del 15 de julio (más información en https://eeas.europa.eu/delegations/argentina_es).

T: La crisis del coronavirus ha empeorado aún más la crisis económica argentina. En su gira europea de febrero, el presidente Alberto Fernández logró un apoyo explícito de gobiernos de la UE. ¿Por qué es importante para el bloque respaldar la renegociación de la deuda argentina?
M-C: Nunca es bueno si un país entra en default, no es bueno para nadie. Pero también en Argentina hay muchas empresas europeas instaladas desde hace mucho tiempo, hay cámaras binacionales de comercio e incluso hay una Eurocámara, que engloba a las cámaras binacionales europeas. La Eurocámara apoyó explícitamente a que haya una renegociación porque, fundamentalmente, para las empresas es importante que haya una resolución de este tema de la deuda. Porque no es solamente la deuda de un país, si no que afecta a la capacidad de las empresas a endeudarse después. Siempre es mejor poder resolver esos temas.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!