Martes 30 de Noviembre de 2021

Hoy es Martes 30 de Noviembre de 2021 y son las 06:58 FM Villa Allende -La Radio de la Villa- "El Aire de las Sierras". SI SU AVISO ESTA AQUÍ,..FELICITACIONES PUES..! "El verdadero Poder está en el Servir" "En la aceptación de la diversidad, está la madurez del individuo" "Ama a tu prójimo como a tí mismo" y la Creación tambien es tu Prójimo" "Vayan sin miedo a servir" "no tengan miedo de amar" Papa Francisco."La gracia de Dios es como la lluvia que a todos moja"J.G.Del R.Brochero. "Nunca prives a nadie de su esperanza, puede ser lo único que tenga" M.T.de Calcuta. "Los gobiernos que postergan a la niñez y a la ancianidad, son gobiernos sin futuro" Papa Francisco. “Es algo muy pobre decidir que un niño debe morir para que tú puedas vivir como lo deseas.”

  • 14.9º

14.9°


15 de octubre de 2021

Solo el 14% de los argentinos accede a cuidados paliativos

La doctora María de los Ángeles Minatel, jefa del Sector de Cuidados Paliativos del Hospital Baldomero Sommer dialogó con Télam sobre el abordaje de este servicio y del trabajo llevado a cabo en la institución a lo largo de los años.

La Unidad de Cuidados Paliativos, que lidera Minatel celebrará, este 15 de octubre, sus primeros 20 años. Foto: Victoria GesualdiLa Unidad de Cuidados Paliativos, que lidera Minatel celebrará, este 15 de octubre, sus primeros 20 años. Foto: Victoria Gesualdi
La accesibilidad a los Cuidados Paliativos (CP) mejoró en los últimos años, pero aún "es una deuda pendiente" ya que en nuestro país solo el 14% de la población accede a este servicio, aseguró María de los Ángeles Minatel, jefa del Sector de Cuidados Paliativos del Hospital Baldomero Sommer -el último leprosario que queda en el país- ubicado en General Rodríguez, a 25 km de Luján.

La Unidad de Cuidados Paliativos, que lidera Minatel celebrará, este 15 de octubre, sus primeros 20 años.

Cuentan con unas 12 camas para internación específica. Foto: Victoria GesualdiCuentan con unas 12 camas para internación específica. Foto: Victoria Gesualdi

"Aún queda mucho por hacer", dijo la médica paliativista al señalar que "si bien este servicio, que aborda las necesidades de las personas en el final de la vida, está incluido en el Programa Médico Obligatorio, existen únicamente 400 equipos que lo brindan en todo el país. Muchos más que los 100 que existían hace 20 años atrás, pero aún insuficientes", subrayó.

Minatel, que acompaña la vida de esta Unidad de Cuidados Paliativos del hospital Sommer desde sus inicios -se creó en 2001 por una resolución del Ministerio de Salud y el Programa Argentino de Medicina paliativa de la Fundación Femeba- recordó a Télam que "en ese momento había muy pocos servicios de CP".

"Comenzamos dos médicas y dos enfermeras, y al principio hacíamos consultorio e interconsultas. Luego se fueron sumando más profesionales y pronto comenzamos con el servicio de internación específica, algo que en ese momento sólo existía en el Hospital Tornú de Buenos Aires", relató la jefa del sector.

Actualmente, el equipo cuenta con 6 médicos más de 20 enfermeros, 3 psicólogos, 1 nutricionista, 1 terapista ocupacional, 1 trabajadora social y 1 administrativo, y aseguran haber visto pasar por su Unidad más de 3 mil pacientes a lo largo de estos 20 años.

Existen únicamente 400 equipos de cuidados paliativos que lo brindan en todo el país.Foto: Victoria GesualdiExisten únicamente 400 equipos de cuidados paliativos que lo brindan en todo el país.Foto: Victoria Gesualdi
Cuentan con unas 12 camas para internación específica, que durante la pandemia se vieron obligados a achicarlas a 8, dependiendo de la cantidad de habitaciones disponibles.

Un recorrido por los recuerdos
Minatel compartió con Télam recuerdos y anécdotas de estos 20 años compartidos entre pacientes, familias y equipo interdisciplinario: "Un camino de mucho aprendizaje", recalcó.

"El hospital, ubicado en un ámbito semi rural, ofrece un espacio verde y la posibilidad de estar al aire libre, salimos con las camas al sol, tenemos una huerta, mascotas y dejamos que los pacientes traigan las suyas. Uno trajo un pajarito, otro un perrito, para que puedan estar con ellos y sentirse acompañados" contó la médica.

Minatel sigue evocando hechos que quedaron grabados en la historia del Servicio, como el emotivo caso de Nahuel, un joven que pasó con ellos sus últimos días y pidió que sus cenizas quedaran ahí con ellos.

Actualmente, el equipo cuenta con 6 médicos más de 20 enfermeros, 3 psicólogos, 1 nutricionista, 1 terapista ocupacional, 1 trabajadora social y 1 administrativo. Foto: Victoria GesualdiActualmente, el equipo cuenta con 6 médicos más de 20 enfermeros, 3 psicólogos, 1 nutricionista, 1 terapista ocupacional, 1 trabajadora social y 1 administrativo. Foto: Victoria Gesualdi
La foto de un pino que crece donde están las cenizas de Nahuel cuelga en una de las paredes de la Unidad como recuerdo de él.

"Muchas veces, acotó la paliativista, es una elección de ellos quedarse con nosotros Y para nosotros es un honor y un orgullo poder acompañarlos porque aprendemos mucho de ellos".

Otro paciente dejó como legado una biblioteca pintada y armada con cajones de fruta reciclados.

"Hoy se llama Biblioteca Diego Martilotta, dijo la doctora que luce junto a otros tantos recuerdos como "pinturas, plantas, dibujos" dejados por pacientes y familias "que eligieron transitar este camino tan difícil que tiene ver con el fin de la vida o el de enfermedades complejas, acompañados, en este servicio del hospital", precisó.

Minatel, también directora ejecutiva de la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos (AAMyCP), reveló a Télam que "los cuidados paliativos fueron evolucionando mucho desde aquellos primeros años en los que se consideraban los CP únicamente para enfermedades avanzadas y con un promedio de vida de 6 meses, o un año máximo".

La médica explicó que "actualmente la definición tiene que ver más con enfermedades graves y/o crónicas progresivas, incurables con un pronóstico de vida limitado. De ahí que hoy se reciben pacientes de estadios más tempranos de una enfermedad para permitir un mejor abordaje desde la disciplina".

"El objetivo siempre es el mismo: mejorar la calidad de vida, aliviar el sufrimiento, prevenir síntomas y tratar a la personas desde todos los aspectos: físico, psicológico, religioso y social", explicó.

Si bien la directora ejecutiva de la AAMyCP reconoce que el Estado apoya algunos aspectos de los CP, todavía falta una Ley Nacional que permita un marco legal en esta disciplina.

Una ley que ya tiene media sanción del Senado y que "esperamos que pronto se pueda tratar en Diputados, y que realmente sea Ley", dijo Minatel, y destacó: "Una ley amplia que mejora los derechos y la accesibilidad de los pacientes y a la vez también mejora la necesidad de educación en CP de profesionales y equipos de salud".

La Unidad de Cuidados Paliativos del hospital Sommer se creó en 2001. Foto: Victoria GesualdiLa Unidad de Cuidados Paliativos del hospital Sommer se creó en 2001. Foto: Victoria Gesualdi
El viernes 15, a la mañana, está previsto un acto, en presencia de las autoridades del hospital Sommer, del Ministerio de Salud, del Instituto Nacional del Cáncer, de los distintos municipios involucrados dentro del partido de General Rodríguez y Luján, para celebrar el 20 aniversario del Servicio, el único de Cuidados Paliativos en 60 kilómetros a la redonda, y la inauguración de un Salón de Usos Múltiples.

Minatel agregó que es "un lugar precioso que vamos a disfrutar tanto el equipo como las familias y los pacientes, ya que en general las familias se quedan por espacio de 24 horas y nuestro espacio era muy chico".

También precisó que al tener internaciones específicas, "festejamos que haya niños que puedan venir a visitar a sus papás, hermanos o abuelos, una oportunidad amena para la familia", concluyó.

El hospital Sommer, el último leprosario que funciona en Argentina


El Hospital Nacional Baldomero Sommer, ubicado en General Rodríguez, a 25 kilómetros de Luján, no es un centro de salud convencional, construido en 1941 como sanatorio-colonia; en realidad tenía la misión de aislar a los enfermos de lepra de la sociedad.

Hoy es el último de su tipo en la Argentina.

Llamado en sus inicios Sanatorio-Colonia Buenos Aires, el Hospital Sommer fue inaugurado el 21 de noviembre de 1941 en cumplimiento de la Ley de Profilaxis de la lepra, junto a otros cuatro establecimientos en el país.

El advenimiento de las sulfonas en 1942 y su aplicación en el tratamiento de la lepra constituyó un hito de la leprología a nivel mundial al surgir el aislamiento químico.

En sus inicios se dividía en dos zonas: la A de "sanos" y la B de "enfermos", y llegaban pacientes por su propia voluntad o forzados. Es que la ley Aberastury, sancionada en 1926, derogada y reemplazada en 1983, era tajante: disponía el aislamiento hospitalario obligatorio y la prohibición del matrimonio civil entre los enfermos, y si el paciente se resistía, intervenía la fuerza pública.

Se comprobó mucho tiempo después, sin embargo, que las posibilidades de contraer la enfermedad son pocas, que es curable y afecta principalmente la piel y los nervios periféricos.

En la década de 1960 adquirió relevancia el concepto de "rehabilitación", ya que las lesiones y mutilaciones continuaron originando severas discapacidades en los enfermos, incluyendo el aspecto físico, psicológico y social, área en que fueron pioneros los doctores Ricardo Manzi, que luchó activamente por la integración de los enfermos a la sociedad, y Angel Marzetti, director del Centro de Rehabilitación del Enfermo de Lepra inaugurado en este hospital en 1968.

Según la estadística del Ministerio de Salud, el 80% de la población posee defensas naturales contra la lepra y sólo la mitad de los enfermos no tratados son contagiantes.

Todos los que padecieron la lepra sufrieron en algún momento el miedo a la discriminación.

Los pacientes eran marginados, perdían sus bienes cuando eran internados compulsivamente, y en esa época no podían volver a trabajar. Muchos rehicieron sus vidas y se afincaron en las tierras del hospital que el Estado les otorgó, y construyeron con esfuerzo sus viviendas, que, si bien están exentas de impuestos, no son pasibles de comercialización.

Las nuevas familias formaron barrios y desarrollaron un sentido de pertenencia y arraigo.

La lepra no ha sido erradicada y en la Argentina hay entre 300 y 400 casos nuevos por año. El tratamiento es ambulatorio, incluye el uso de antibióticos, antiinflamatorios, el cuidado de las secuelas, y la medicación es entregada en forma gratuita por el Programa Nacional de Lucha contra la Lepra.

En la actualidad, el hospital continúa siendo un centro de atención especializada de enfermos de Hansen y, luego del cierre en 1993 de los antiguos leprosarios del país, quedó como referente nacional para esta patología.

Por otra parte, en el marco de la reestructuración y apertura del hospital, funciona desde 2001 una Unidad de Cuidados Paliativos (PACI) y fueros reequipados los pabellones de Internación, Diagnóstico y Consultorios Externos.

Aun con estos cambios, sigue estando especialmente preparado para internaciones prolongadas, lo que permite la permanencia de enfermos que, por su alto grado de discapacidad, no resulta posible reinsertar en la sociedad.

El Hospital Sommer cuenta con profesionales especializados cuyo objetivo es la integración social de los pacientes hansenianos "históricos" mediante la recreación, la laborterapia y el trabajo orientado al desarrollo de la tercera edad, área en la que también es pionero.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!