El cadáver de una mujer de entre 25 y 30 años fue encontrado en la madrugada de este viernes dentro de una valija, abandonado en el kilómetro 222 de la Ruta 2, cercano a un paraje rural llamado Parravicini.

Luego de que los peritos realizaran la autopsia, se dio a conocer que la persona fue atacada de manera salvaje con un arma blanca.

El descubirmiento estuvo a cargo de la policía local, que al pasar por el lugar vio que algo se estaba prendiendo fuego, próximo a un árbol de importantes dimensiones.

Al acercarse, vieron que se trataba de una valija en cuyo interior estaba el cuerpo de la mujer, de 1,65 metros de altura, vestido solamente con remeras y medias.

El hallazgo se produjo alrededor de las 3.30 y estuvo a cargo de personal de la Patrulla Rural de Dolores, que habí­a sido alertado por un camionero acerca de un objeto en llamas junto a un árbol a la altura del kilómetro 222 del cantero central que divide los dos carriles de la autoví­a.

Luego del trabajo de los Bomberos en el lugar, el paraje rural Parravicini, las autoridades constataron que se trataba de una mujer joven con unos alambres sobre su cuerpo, que coinciden con los restos de la estructura de una valija.

El cadáver fue trasladado a la morgue del hospital San Roque de Dolores para la autopsia, de la cual surgió que se trataba de una mujer de alrededor de 1,65 metros, delgada y de entre 25 y 35 años.

Los peritos establecieron como causal de la muerte varias puñaladas realizadas con un arma blanca que la víctima presentaba en el tórax y determinaron que posteriormente el cuerpo fue totalmente incinerado, especialmente en la cara.

La mujer sólo tenía colocada una remera y medias y se cree que se utilizó algún tipo de acelerante para incendiarla cuando ya se encontraba muerta y colocada dentro de la valija.

Pese a que el cuerpo estaba quemado, los peritos pudieron tomarle las huellas dactilares y en principio establecieron que no se trata de la policía Flavia Silvina Rodríguez (32), quien es buscada como sospechosa del doble crimen de un médico cirujano y su esposa cometido el lunes en City Bell, La Plata.

Debido a que Rodríguez desapareció desde que ocurrió ese hecho, no se descartaba que fuera la mujer hallada incinerada, pero tras realizarse un cotejo directo entre las fichas de sus huellas dactilares y la de esta víctima, se descartó esa posibilidad.

La principal hipótesis de los investigadores es que la mujer fue asesinada en otro lugar, luego su cadáver fue trasladado en un vehí­culo durante la noche aprovechando que la zona es un paraje rural sin viviendas cercanas, y dejado en el lugar del hallazgo donde fue rociado con combustible y prendido fuego.

Los fiscales que están trabajando en la causa, Graciela Andriuolo y Diego Bensi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial Dolores, ordenaron distintas medidas de pruebas, entre ellas averiguar si existen denuncias por mujeres desaparecidas con las caracterí­sticas fí­sicas de esta víctima.

Sin embargo, fuentes vinculadas a la investigación indicaron que no hay reportes de ese tipo en Dolores, pero que se está averiguando en otros distritos cercanos como Mar del Plata y Chascomús.

Mientras tanto, se encomendó al personal de la Jefatura Departamental local la búsqueda de las grabaciones de las cámaras de seguridad del peaje de Maipú, a unos 50 kilómetros hacia el sur, y del acceso a Dolores, a unos 20 kilómetros hacia el norte por la misma autoví­a.

También se ordenó la búsqueda de imágenes en estaciones de servicio y en algunas casas y otros comercios que están a los costados de la autoví­a para ver si fue grabado el paso del vehículo en el que se cree que fue transportado el cuerpo.

Sin embargo, los investigadores no descartaban que quien cometió el crimen o al menos quien trasladó el cadáver haya podido evitar las mencionadas localidades, ya que tanto hacia el norte como hacia el sur la ruta es cruzada por otros caminos rurales.