Un fuerte temporal seguido de trombas marinas destruyeron un balneario en Pinamar, al tiempo que el intendente, Martín Yeza, pidió a todos que eviten salir a la calle y que se resguarden para evitar mayores consecuencias.

Uno de los dueños de Riviera Beach aseguró que los fuertes vientos y las lluvias destrozaron más de 50 carpas y que las sillas terminaron en los techos de las casas aledañas. "Todo sucedió en un minuto", admitió. La tormenta no dejó heridos ni provocó daños en el restaurante del balneario pero los empleados del lugar tuvieron que resguardarse.

Las trombas son masas de nubes de pequeño diámetro, con un rápido movimiento giratorio, que baja de un cúmulo hasta la superficie del mar o de la tierra. Si bien a simple viste se ve como un tornado, no posee la fuerza destructiva de ese fenómeno climático para nada común por estas latitudes.

Así ocurrió el fenómeno



"No salgan de sus casas"

El intendente de Pinamar, Martín Yeza, pidió a quienes se encuentren en esa zona que busquen refugio, ante el peligro de que se generen más trombas marinas. "Cualquier reclamo o información que quieran dar llamar a la línea 103 desde donde estamos derivando funciones con el equipo de defensa civil", añadió el jefe comunal.

Destrozos en Mar del Plata, Villa Gesell y Miramar

El fuerte temporal de viento y lluvia afectó también a Mar del Plata, que debió cerrar su puerto y paseos turísticos. Al menos 80 árboles cayeron, y también algunos semáforos colpasaron en la zona de la costa. En el centro, volaron marquesinas y carteles. Además, hubo cortes de energía en el sector norte y en algunos barrios del sur.

En Villa Gesell se registraron voladuras de techos y carteles, y cortes de suministro eléctrico en gran parte de la ciudad por la caída de árboles sobre postes del tendido municipal.

En Miramar, dos torres de alta tensión cayeron por efecto del viento, lo que produjo cortes de luz en casi media ciudad, donde se registraron además caídas de árboles y voladuras de carteles y marquesinas.

Según informó el SMN, las malas condiciones en la Costa Atlántica permanecerán durante el resto del domingo si bien las ráfagas de viento disminuirán a partir de la noche.