NOTAS RELACIONADAS

  • Jorge Faurie juró como nuevo canciller

En Casa Rosada y luego de tomarle juramento al nuevo canciller, Jorge Faurie, el presidente Mauricio Macri expresó unas palabras en las que celebró la gestión de 18 meses de Susana Malcorra y realizó un balance de sus resultados en la mirada externa sobre la Argentina. "Hay un entusiasmo en el mundo que es verdaderamente único en la historia de nuestro país, y esto es producto de un cambio cultural central que lo hemos definido como la verdad".

En este sentido, el jefe de Estado celebró que estamos "alejándonos definitivamente de creer que los comportamientos mafiosos, el premiar al vivo, al que encuentra el atajo, es el camino, porque ese camino nos trajo a una Argentina confrontativa".

Fue en este tramo del discurso donde se refirió a "la mafia de los juicios laborales", cuyo manejo le adjudicó al titular del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados, Héctor Recalde. Una opinión sobre la aplicación del derecho laboral en el país que el mandatario ya había manifestado antes, al sostener que existe una industria de juicios laborales, pero esta vez señaló a quien considera su "conductor".

A los jueces

"Hay que enfrentar la mafia de los juicios laborales. Enfrentarlo y terminarlo, porque destruye la generación de empleo futuro. Este grupo de estudios laboralistas -que por suerte son una minoría- con un grupo de jueces minoritarios laboralistas conducidos por Recalde, le ha hecho mucho daño a la Argentina", afirmó.

"Cuando estos estudios convencen a un pibe -continuó-, a un trabajador de una pyme, de que tiene que hacer ese juicio indebido, y se lo hacen ganar porque tienen armadita la cosa para llevarse la mayor parte del juicio ellos, dejan a siete, ocho, diez o doce trabajadores en la calle porque la pyme cierra, y dejan a un montón más de gente sin poder acceder a un trabajo porque aquel que tiene que tomar la decisión tiene miedo de que su esfuerzo se le vaya en uno de estos comportamientos mafiosos".

Antecedente

Semanas atrás, cuando Malcorra anunció su retirada "por temas personales", fue justamente Héctor Recalde uno de los más críticos de su gestión y asoció su salida al escándalo de la firma Odebrecht. "No ha sido brillante el desempeño de la canciller. Más que motivos personales, me parece que hay otros motivos. Y Odebrecht no es ajeno a esto. Encuentro una relación, porque evidentemente los acuerdos que trató de hacer el gobierno con Odebrecht cuando no tenía facultades, Malcorra no puede estar ajena a esto. Es un resorte de Malcorra y Macri dar la renuncia o pedir la renuncia, no sé qué habrá pasado", expresó por entonces el diputado.