NOTAS RELACIONADAS

  • Así fue la primera reunión entre Trump y Putin

  • Ni May, ni Macron, Macri quedó de "plantón"

El presidente Mauricio Macri concluyó su participación en la cumbre del G20, en Hamburgo, Alemania, que tuvo su segunda y última jornada de trabajo, y a su vez mantuvo reuniones bilaterales con los mandatarios de India, Narendra Modi, de Turquía, Recep Erdogan, y de Singapur, Lee Hsieng Loong, aunque se suspendieron por problemas de agenda los encuentros bilaterales con la primera ministra brrtánica Theresa May, y el presidente francés, Emmanuelle Macron.

Luego de haber finalizado el viernes su agenda a las 23,30, cuando concluyó la cena de gala que ofreció el país anfitrión a los mandatarios extranjeros, Macri inició sus actividades a las 9,30 (4,30 hora argentina) con una reunión con el premier de Singapur, que tuvo lugar en uno de los salones del Hamburg Messe und Congress, el predio donde se desarrolló la cumbre del G20.

Según informaron fuentes de la delegación, Macri y Lee conversaron sobre "potenciar las relaciones" y "convertir" al país asiático "en un socio estratégico para los productos argentinos", y el mandatario argentino lo convocó a "participar" del desarrollo de energías renovables en Argentina.

Inmediatamente después, Macri se encontró con Modi, quien gobierna el segundo país más poblado de la Tierra y expresó el interés "en que las empresas públicas de la India participen en la exploración de shale-gas" en Argentina. "También queremos ampliar nuestra participación en la industria farmacéutica y automotriz", enfatizó Modi, y aprovechó la oportunidad para agradecer el apoyo argentino a la participación india en distintos organismos internacionales y, en ese sentido, solicitar el respaldo al candidato que presenta el gigante asiático para la Corte Internacional de Justicia. Macri expresó su satisfacción porque "la relación bilateral está nuevamente en marcha y mucho más activa" y le solicitó "ampliar la lista de productos" comercializables entre India y el Mercosur.

El Presidente aceptó la invitación del premier para participar del festival Food India porque tiene voluntad de "colaborar con la producción de alimentos y dar a conocer las tecnologías argentinas", y aprovechó la oportunidad para pedirle apoyo en "resolver algunas normas sanitarias y fitosanitarias y así levantar algunas barreras" para productos argentinos.

Un rato después, llegó el turno del presidente turco, Recep Erdogan, que le manifestó su voluntad a Macri de facilitarle la experiencia propia que tuvo su gobierno en la realización del G20 en Turquía en el año 2015. "Argentina y Latinoamérica son una prioridad para la diversificación de nuestros negocios. Espero a partir de ahora intensificar esos contactos", remarcó Erdogan, quien destacó que tras el cambio de gobierno en nuestro país "la economía ha tomado nuevo impulso".

También consideró que "el volumen del comercio bilateral es bajo y se puede incrementar", a lo que Macri asintió -"el comercio actual es nada frente al potencial que tenemos", remarcó- y sostuvo que para Argentina, Turquía "también es un socio estratégico".

En tanto, el presidente turco recordó que "hace ya un tiempo" su país presentó una propuesta para un tratado de libre comercio con el Mercosur y que "lamentablemente está parada", a lo que Macri respondió que se "podría avanzar más si Ankara presenta una lista de productos de ambas partes para analizar y así ver si pueden aprobarse rápidamente".

Luego de esta bilateral, el Presidente volvió al plenario de mandatarios y encabezó un panel -como "lead-speaker"- sobre Digitalización, Empoderamiento de la Mujer y Empleo, y luego de su exposición le siguieron en la palabra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el francés Emmanuel Macron.

En su alocución, Macri sostuvo que su gobierno "apoya la iniciativa que impulsa el G-20 para que la educación y el empleo vayan en armonía con procesos de innovación y digitalización". "Tal vez debamos reconocer que no nos hemos ocupado lo suficiente para proteger a los trabajadores en esta nueva escala de valor y producción a escala mundial", subrayó.

Además, consideró que "en diálogo con los empresarios y sindicalistas, los líderes del G-20 tenemos que velar por el trabajo de calidad, y el cumplimiento de los derechos laborales a lo largo de toda la cadena de suministros. Los instrumentos de la ONU, la OIT y la OSD son un buen punto de partida para lograrlo".

A pesar de los intentos de hacer confluir las agendas, el Presidente finalmente no tuvo sus bilaterales anunciadas con Macron ni con la premier británica, Theresa May, aunque fuentes de la delegación informaron que "con ambos dialogó en forma informal ayer y quedaron en concretarlo pronto".

Poco después de las 15, la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, dio a conocer el consenso alcanzado para la declaración final, y fuentes de la comitiva informaron a Télam que fue "una negociación difícil y ardua". "Los sherpas, incluido el argentino (el ex vicecanciller, Pedro Villagra Delgado), estuvieron trabajando anoche hasta las 2 de la madrugada para ponerse de acuerdo", señalaron desde el Gobierno.

También relataron que durante las sesiones plenarias, los dichos con respecto a la violación de los derechos humanos en Venezuela formulados por Macri ayer "fueron respaldados, en sus intervenciones, por Peña Nieto (México), Rajoy (España) y Temer (Brasil)".

Cerca de las 16 (hora local), el Presidente se retiró del Hamburg Messe y partió rumbo al hotel Le Meridien, ubicado frente a la laguna del centro de esta ciudad, y permanecerá allí con agenda privada hasta este domingo, día en que a las 9.30 se traslade al puerto local para celebrar el Día de la Independencia en la Fragata Libertad -amarrada aquí desde el miércoles pasado-, actividad tras la cual concluirá su visita a Hamburgo y emprenderá el regreso a Buenos Aires.