El presidente ruso Vladimir Putin anunció ayer que 755 diplomáticos estadounidenses deberán abandonar Rusia, de acuerdo a la decisión de reducir a 455 los funcionarios de ese país en su territorio. “Más de un millar de personas trabajaban y trabajan aún” en las delegaciones diplomáticas estadounidenses en Rusia, indicó Putin en una entrevista difundida por la cadena televisiva pública Rossia 24.

“755 personas deberán interrumpir sus actividades en Rusia”, precisó. “Hemos esperado suficiente tiempo, con la esperanza de que la situación quizás mejoraría” declaró Putin en la entrevista, para luego advertir: “pero todo indica que incluso si la situación cambia, eso no va a suceder pronto”.