NOTAS RELACIONADAS

  • Massa: "El domingo ni Macri ni Cristina, Argentina"

  • "No fuimos tan humildes como hubiéramos tenido que ser"

En un cuidado acto en Vicente López, el primer distrito gobernado por un hombre del PRO, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal cerró la campaña del oficialismo poniéndose nuevamente al frente de su equipo, y teniendo el último discurso, el más encendido de todos.

Antes, Esteban Bullrich (rosario en mano) pidió "no dejar sola a esta leona" (por Vidal). Su paso por el centro del escenario, con clásico estilo PRO, fue breve y con poco vuelo.

Acompañada por buena parte del gabinete nacional (Macri, Peña y Frigerio estuvieron haciendo campaña en las provincias), y todo el bonaerense, la gobernadora habló durante casi una hora en el Centro Asturiano de la zona norte.

Con durísimas críticas "a los que formaron parte del sistema que gobernó los últimos 25 años", Vidal apeló al voto de quienes tuvieron "un año difícil", pero les pidió, hablando directamente a cada votante: "No dudes y no me dejes sola".

Una y otra vez, machacó sobre lo difícil del camino, pero también aseguró que "es difícil porque este cambio es verdadero". En un giro inesperado, recordó la competencia de 2015, cuando "de un lado estaban Scioli y Aníbal, y del otro Mauricio y yo", y también el nacimiento del PRO: "Éramos un grupo de personas como vos, enojadas con la política porque no daba respuestas, y decidimos ponernos a trabajar de verdad".

En contraposición, aseguró que durante el kirchnerismo "se gastaron toda la plata del PAMI, de Anses y del Banco Central para hacerte creer que estábamos bien, cuando nos llevaban a ser como Santa Cruz y Venezuela".

El eje de su ponencia, absolutamente dirigida a cada votante, fue para aquel que "todavía no viviste el cambio. No llegó la obra a tu barrio o a tu hospital. Te pido que no dudes", y enumeró tres razones principales.

En primer término, hubo dardos para la oposición: "Hablan como recién llegados, y no hicieron ni una autocrítica de su gestión. Hacer discursos es fácil, pero estar de verdad es difícil, y nosotros estamos". Acto seguido, enumeró los logros que considera suficientes para demostrar que "el cambio ya llegó". Allí mencionó diversas obras (destacando a la localidad clave de Mar del Plata), la baja de la inflación (respecto de 2016) y los créditos hipotecarios.

También rechazó una crisis laboral: "Tus problemas de empleo no empezaron en estos 19 meses. Ahora hay trabajo genuino", sostuvo.

Y, en última instancia, apeló a la profundidad del cambio. "Hay que creer porque esta vez es verdadero. Preferimos arriesgaron y decir la verdad aunque hayas tenido un año difícil, duro". Y cerró con una anécdota: "Cuando yo hacía campaña me apretaban la mano y me decían que no afloje. Ahora yo te necesito. Nunca, ni Mauricio ni yo, te dejamos solo. Juntos es posible", cerró.