Por Luis Mendoza 

lmendoza@cronica.com.ar

El oficialismo y bloques opositores del Congreso buscarán alcanzar rápidamente los consensos necesarios para aprobar una nueva Ley de ‘Compre Argentino’, con el objetivo de incentivar al sector industrial y la generación de alrededor de 70.000 puestos de trabajo.


Con varios proyectos de ley vigentes presentados por legisladores de distintos bloques, desde hace semanas el tema está en debate en las comisiones de Obras Públicas y de Pequeñas y Medianas Empresas de la Cámara de Diputados.

Para no quedarse atrás, el último viernes el gobierno anunció el envío al Parlamento en los próximos días de una iniciativa sobre la materia. Los proyectos plantean reformas a la Ley 25.551 de Régimen de Compras del Estado  (vigente desde diciembre de 2001), puntualmente sobre el porcentaje de preferencia a las ofertas de origen nacional y la adquisición, locación o leasing de bienes de origen argentino. 

Los ministros de Producción, Francisco Cabrera, y de Trabajo, Jorge Triaca, explicaron en una conferencia de prensa que la iniciativa del Ejecutivo apunta a utilizar las compras del Estado para potenciar a sectores estratégicos de la industria, entre ellos el ferroviario, de la energía y de empresas vinculadas a la media y alta tecnología.

"Se trata de una política implementada en todos los países industrializados. Es una medida desarrollista, no proteccionista", aclaró Cabrera. En un comunicado, el gobierno afirmó además que ‘"con una integración de productos nacionales del 40% en las compras que realice el Estado, se podrían generar 70.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos años’.

Las compras públicas representan más del 5% del Producto Interno Bruto del país y el 2,5% del empleo, por lo que se buscará priorizar a las empresas proveedoras locales en el gasto público.

El Compre Argentino establece normas para priorizar a la industria nacional en las compras que realizan el Estado  y los concesionarios, licenciatarios y permisionarios de servicios públicos. Según un estudio de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), si se sustituye el 50% de las importaciones que realiza el Estado con compras a la industria nacional, "se generarían mínimamente 208.000 nuevos puestos de trabajo genuinos" y que "en cambio, cuando se compran productos industriales en el extranjero, sin reciprocidad, se subsidia a la industria foránea con recursos del pueblo argentino".